Soy su profesional inmobiliario, no un terapeuta

No soy un terapeuta de ninguna manera, y sé más sobre mi cliente que la mayoría de los miembros de su propia familia. En el proceso de “mudanza”, ya sea comprando o vendiendo bienes raíces, el cliente que “nosotros” (agentes de bienes raíces) representamos y asesoramos, ha decidido que somos la mejor persona para ayudarlos en su nueva travesía de vida. Nuestro trabajo es profundizar para encontrar exactamente lo que el cliente necesita y desea en este proceso.

Confiar en alguien con información financiera, información personal, preferencias, emociones y tomarse de la mano en el camino no es fácil. Hacemos muchas preguntas privadas de la «vida hogareña» para que podamos descubrir el «mejor» escenario. A menudo bromeo diciendo que sabemos más de ellos que los miembros de su familia e incluso sus cónyuges. ¡Me han pedido un puñado de veces que guarde un secreto de su cónyuge! (Me lo llevaré a la tumba).

Cuando se desarrolla la confianza, se abre una puerta para nuestro cliente por la que sienten que es seguro atravesarla y compartirla. El proceso de bienes raíces puede revelar casi todas las emociones de un ser humano. Nuestro papel es ayudarlos a navegar a través de la emoción de la época. Puede haber tristeza al salir de su residencia actual, dolor, felicidad, ansiedad, alegría, preocupación, impaciencia, etc. La mudanza es un evento importante en la vida y cuando el cliente todavía está realizando sus actividades diarias normales (trabajo, familia / niños) y tratar de empacar su vida, planificar y esperar el cierre, puede traer mucho estrés, bueno y malo. Las familias discuten, se frustran entre sí y, aunque es un momento emocionante, es abrumador.

Durante este tiempo, es importante que el agente mantenga la mente clara y exprese sus propias emociones. Aquí hay dos citas geniales que lo llevan a casa:

“La gente puede escuchar tus palabras, pero SIENTEN tu actitud”, por John Maxwell.

«Sus clientes más descontentos son su mayor fuente de aprendizaje», por Bill Gates.

Si operas por empatía, amabilidad y busca primero comprender, entonces podrías traer calma en todas las situaciones. En tiempos de estrés, siempre es bueno recordar que la bondad siempre trae paz. Todos somos seres humanos que atravesamos diferentes niveles de estrés, los cambios de vida, los viajes y las experiencias determinarán cómo se navega por ellos. De vez en cuando, esto significa que el agente debe ser un buen oyente, prestar atención y, en ese momento, incluso ser un “terapeuta”. Todos queremos ser escuchados, vistos y cuidados. Muchos de mis amigos más cercanos en mi círculo íntimo provenían de esta industria inmobiliaria. Es realmente un regalo increíble tener una amistad de confianza para toda la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.