miércoles, julio 24, 2024
InicioLa Oportunidad6 FORMAS DE ELIMINAR EL "BUCLE" EN CASA

6 FORMAS DE ELIMINAR EL «BUCLE» EN CASA

Tú haces todo lo posible para que tu hogar sea un lugar tranquilo y agradable para estar. Organizas, limpias, desyerbas, cortas, reparas y vuelves a pintar. Sin embargo, todavía luchas contra el reproche por no hacer lo suficiente o no hacer las cosas lo suficientemente rápido.

Tal vez la respuesta no sea hacer mas o trabajar más duro, sino eliminar los agentes que inducen la culpa de tu hogar (y de tu vida) para que pueda hacer menos y sentirte mejor al respecto.

¡Aquí te doy algunos consejos para ayudarte a identificar a algunos de las posibles complicaciones y mejorar!

1. Ropa que no te queda

Si la ropa que es demasiado pequeña tiene una vocecita vergonzosa que te alienta a sentirte inadecuado. Murmuran: «Deberías hacer más ejercicio» o «Deberías haberte saltado esa ración extra de espagueti anoche». 

En lugar de tratar con estas prendas traidoras, permite que se vayan. Elimina la ropa que no te quede bien o que no te favorezca. Te quedarás con un armario de artículos que te harán sentir cómodo y te ayudarán a lucir lo mejor posible sin desencadenar sentimientos negativos mientras te vistes. ¿Quién necesita comenzar su día con una nota amarga? ¡No se tú!

2. Proyectos, manualidades y pasatiempos inminentes

¿Tienes pasatiempos y proyectos que aspiras completar (o comenzar), cosas que has intentado abordar durante meses o años?

Quizás quisiste aprender a tocar la guitarra, pero el instrumento que adquiriste está en la esquina, todavía esperando que “encuentres” el tiempo. Siempre que miras en su dirección, te reprende por no seguir adelante.

Tal vez sea una colcha de bebé parcialmente construida que comenzó cuando estabas esperando a tu primer hijo. Pero, desafortunadamente, verlo te tienta a sentirte como un fracaso en la costura y la crianza de los hijos, todo de una sola vez.

O podría ser el caballete que compraste en una venta de garaje cuando imaginaste que te gustaría empezar a pintar.

Evalúa estos tipos de elementos por sus propios méritos:

  • Si es algo que ya no capta tu interés, déjelo ir. Está bien cambiar de opinión y ajustar tus prioridades.
  • Si crees que podrías encontrar más tiempo en unos pocos años, considera separarte de todos modos. Siempre puedes encontrar reemplazos si decides volver a tomar un pasatiempo más tarde.
  • Si descubres que estás realmente interesado en un proyecto descuidado, consérvalo y busca formas de incorporarlo a tu agenda.

3. Reparaciones de baja prioridad

Seguro, son necesarias algunas reparaciones, pero simplemente están ocupando espacio mental en tu cabeza. Los candidatos principales incluyen la lámpara que necesita un cable nuevo pero que podría haber sido reemplazada por una lámpara nueva hace mucho tiempo, o ese tesoro de tu abuelita que ibas a reparar.

Revisa los elementos de tu lista de «reparaciones» y pregúntate:

  • ¿Todavía me gusta esta cosa?
  • ¿Querré conservarlo una vez que esté reparado?
  • ¿Es más fácil reemplazarlo que arreglarlo?
  • ¿Está tan desactualizado que ahora hay mejores opciones disponibles?
  • ¿Sería mejor contratar a alguien para repararlo que frustrarme?

Limpiar todos esos proyectos de reparación aligerará tu lista de tareas pendientes y, al mismo tiempo, eliminará el desorden de tu garaje, taller, sótano y ático.

4. Artículos sentimentales con malas vibraciones

Todos tenemos pequeños recuerdos escondidos de diferentes fases de nuestras vidas. La mayoría de los artículos sentimentales son herramientas para recordar felices los recuerdos. Algunos, sin embargo, nos recuerdan tiempos difíciles o tristes.

Es posible que se estés aferrando a estas cosas porque crees que deberías hacerlo, pero no existe una regla escrita que indique que debes conservar tu anuario de la escuela secundaria si odias la escuela secundaria o un regalo de bodas que no te gusta. Asimismo, no es necesario que guardes las tarjetas de «recuperación» de cuando fuiste hospitalizado si te hacen revivir la enfermedad.

En lugar de volver a visitar esos momentos desagradables, resuelve solo conservar los elementos sentimentales que lo hagan sonreír. Tira el resto. ¡Tu yo futuro te lo agradecerá!

Organización se basa en argumentos verdaderos, hábitos y demás que hacen preguntarse si es crecer o es costumbre.KEGT –

5. Cosas de aspiración que «deberías» hacer

¿Tienes planes para mejorar tu vida, pero esas herramientas todavía están sin usar? Puede que sea el momento de tirarlos, especialmente si esos artículos requieren más tiempo y problemas de los que tienes. Por ejemplo:

  • Las elegantes mesitas que compraste para llevar el desayuno a la cama de tu hijo, pero nunca tienes el tiempo, los suministros o el deseo de crear una adorable mini-extensión de amor.
  • La colección de recipientes de comida para congelador divididos que compraste con la noble intención de pasar los domingos preparando la comida para la próxima semana.
  • Los alimentos exóticos y saludables en tu despensa que tenías la intención de comenzar a cocinar para tu familia. (¡El esfuerzo requerido para aprender nuevas habilidades e identificar nuevas recetas, y mucho menos coaccionar a su familia para que las pruebe, es demasiado!)
  • Libros que «deberías» leer, incluidas recomendaciones de amigos o clásicos que no formaban parte del plan de estudios de tu interés. (Si deseas leerlos más tarde, búscalos en la biblioteca o léelos digitalmente. ¡Pero sácalos de tus estantes y fuera de tu vista!)

Muchos artículos entran en esta categoría. Elimina todo lo que puedas y repón tu energía si decides abordarlos en el futuro.

6. Desorden general

Cada una de las categorías cubiertas hasta ahora puede estar causando desorden en tu hogar. Pero el desorden, en general, envía mensajes desagradables, exigiendo silenciosamente, «déjame», «lávame», «dóblame» u «¡organízame!»

No es de extrañar que los investigadores hayan encontrado que las personas que viven en entornos desordenados tienen más probabilidades de sufrir depresión.

En esencia, el desorden consiste en aplazar decisiones. Las cosas se acumulan en las superficies porque no tienen un lugar exclusivo en tu hogar. Es más fácil (en este momento) dejar algo “por ahora” y decidir a dónde irá más tarde.

Si se dejas a su suerte, el desorden puedes arruinar tu capacidad para relajarte en el sofá y disfrutar de tu hogar, tu familia y tu día.

Tómate un momento para escuchar y reconocer los mensajes negativos, llenos de culpa que acechan en tu hogar, y toma en serio el desalojo. 

¡Estarás feliz de haberlo hecho!

RELATED ARTICLES
spot_img
spot_img
spot_img

MÁS LEIDOS

Comentarios Recientes