domingo, mayo 26, 2024
InicioInspiraciónLos 3 elementos críticos de la felicidad humana (y por qué el...

Los 3 elementos críticos de la felicidad humana (y por qué el dinero ilimitado no es suficiente)

Imagina que dejas atrás todo lo que conoces y a todos los que amas para cruzar el océano, llegas cansado y sin un centavo, pero esta nueva tierra te brinda lo único que necesitabas: una oportunidad: un camino accidentado y peligroso a seguir para darles a tus hijos la opción de perseguir lo que tú no pudiste, pones tu mirada hacia adelante y perseveras a pesar del cansancio, la humillación, los desafíos.

Nos fijamos metas y las perseguimos hasta alcanzarlas o morir, lo que ocurra primero, luego, una vez conseguido, nos planteamos otro objetivo, y otro. No podemos evitarlo: está en nuestro ADN.

Metas de dinero

Un avance rápido hasta el Ecuador de hoy en día, la gente quiere obtener un ingreso de X o aumentar sus ahorros e inversiones en Y o jubilarse y vivir de un flujo de ingresos pasivo de Z.

¿Por qué nos fijamos tales objetivos? Así podremos vivir el estilo de vida que deseamos, pasar más tiempo con nuestras familias y seres queridos y alcanzar la independencia financiera. En resumen, nos esforzamos por ser felices, y vemos el dinero como el medio para alcanzar la felicidad.

En otras palabras, no buscamos el dinero por el dinero, sino por lo que puede hacer para lograr las cosas que nos hacen felices.

Ahora, supongamos que agito mi varita mágica favorita y todos tienen en su cuenta bancaria una cantidad inagotable de dinero, con efecto inmediato, ahora posees todo el dinero que puedas necesitar para hacer, comprar y experimentar todo lo que puedas desear, has logrado la independencia financiera. Podrás pasar todo el día con tu familia o tus seres queridos si así lo deseas, y podrás viajar a todos esos lugares de ensueño y quedarte todo el tiempo que quieras.

¿Estás feliz? Inicialmente sí. El dinero ilimitado sería genial.

Pero una vez que la euforia inicial, las compras compulsivas y los viajes hayan disminuido, la mayoría de nosotros nos aburriremos muchísimo, quizás incluso estaríamos deprimidos y solos, algo que les ha sucedido a algunas de las personas más ricas y famosas de nuestro tiempo.

A primera vista esto no tiene ningún sentido, el adulto promedio pasa la mayor parte de sus horas de vigilia buscando dinero para poder tener el tipo de estilo de vida que lo haga feliz. ¿Ahora has logrado ese estilo de vida y todavía eres infeliz? Algo falta.

Falta la perseguir y alcanzar nuestros objetivos

Tenemos un ímpetu para triunfar, pero necesitamos sentir que nos lo hemos ganado, que no nos lo han concedido inmerecidamente, sino que lo hemos perseguido y alcanzado. Dicho de otra manera, si queremos ser felices, debemos perseguir y alcanzar nuestros objetivos de estilo de vida, suena a sentido común, pero ¿es realmente cierto?

En 2011, Bronnie Ware escribió “The Top Five Regrets of the Dying”, un libro basado en sus experiencias de primera mano como enfermera de cuidados paliativos, cita varios arrepentimientos que incluyen:

Ojalá hubiera tenido el coraje de vivir una vida fiel a mí misma, no la vida que otros esperaban de mí.
Ojalá no hubiera trabajado tan duro.
Ojalá hubiera tenido el coraje de expresar mis sentimientos.
Ojalá me hubiera mantenido en contacto con mis amigos.
Ojalá me hubiera permitido ser más feliz.
Si la búsqueda y el logro son las claves de la felicidad, entonces ¿por qué las personas exitosas se arrepienten de haberlo buscado en su lecho de muerte? Más importante aún, ¿por qué identifican la búsqueda como uno de los ingredientes que conducen a una vida infeliz?

Una vez más, falta algo.

Falta conexión

Como explica el Dr. Henry Cloud en su excelente libro sobre liderazgo “Límites para líderes” Hay dos impulsos humanos. Uno es conexión y el otro es agresión, agresión aquí […] significa iniciativa y energía, utilizadas al servicio de los objetivos. Todo lo que hacemos es relacional o está dirigido a objetivos o tareas, idealmente, ambas cosas. Básicamente somos «amantes y trabajadores», “tenemos relaciones y hacemos cosas”, “nos conectamos y cumplimos tareas”, “cuidado y conducción”, “ser y hacer”, “amor y trabajo”.

¡Sí! Tenemos la necesidad de lograr, de superar los obstáculos y luego alcanzar la meta, para mi, la búsqueda no es sólo un medio para lograr un fin: es un fin en sí mismo. Sin él, somos ricos pero miserables, financieramente independientes pero aburridos, hemos viajado mucho pero estamos deprimidos.

Pero lo que también es cierto es que el estilo de vida que buscamos es un conducto hacia la conexión que anhelamos. Todos los nombres que le damos (independencia económica, más tiempo en familia, viajes) son el marco de la conexión que buscamos con nuestros seres queridos.

Por ejemplo, las experiencias (es decir, viajar) son divertidas pero sólo enriquecen el alma cuando las compartes con las personas que amas, la riqueza es grande, pero te pertenecerá a menos que tengas un propósito claramente definido para acumularla, los ingresos pasivos son lo mejor cuando compartes el pan en familia, pero no sirven de nada si sólo sirven para financiar una vida triste.

Si queremos ser felices, debemos equilibrar e integrar nuestros impulsos de conexión y búsqueda. Debemos anclar nuestro amor por la búsqueda a las razones por las que perseguimos en primer lugar: trabajo y familia, éxito y amigos, ingresos y estilo de vida.

¿Pero eso es todo? ¿Podrías tener éxito en tu trabajo y estar bien cimentado en las conexiones que más te importan y aún tener algo que te devora por dentro? Inequívocamente, sí. Una vez más, falta algo.

Falta el cumplimiento

En su artículo fundamental de 1943, titulado “Una teoría de la motivación humana”, Abraham Maslow indicó su famosa jerarquía de las necesidades humanas.

Esencialmente, es una progresión acumulada, una vez que satisfacemos nuestras necesidades básicas de alimento, agua, refugio, seguridad y protección (búsqueda), necesitamos satisfacer nuestras necesidades psicológicas de relaciones y amigos, prestigio y logros (conexión).
Pero falta una pieza importante: la autorrealización. En otras palabras, para sentirnos completamente felices necesitamos alcanzar todo nuestro potencial y capitalizar nuestros talentos.

Resulta que Calogero tenía toda la razón en la famosa escena de A Bronx Tale : «Lo más triste de la vida es el talento desperdiciado (DISC), y las decisiones que tomes marcarán tu vida para siempre».

¿Qué opinas de este punto de vista de la valoración de la felicidad?

Klever Guanoluisa T.
Klever Guanoluisa T.https://www.gacetainmobiliaria.com
Soy un experimentado estratega en administración inmobiliaria, especializado en producción de ventas con vasto conocimiento en indicadores de gestión, conceptos y desarrollo de equipos.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.

spot_img
spot_img

MÁS LEIDOS

Comentarios Recientes